si la hubieras visto cómo caminaba
 de la serie: el sur otros relatos de la serie: 
  el geógrafo  
 
 

Si la hubieras visto cómo caminaba, la cabeza tan alta, los sueños al frente... En su negritud, parecía una novia, tanta luz irradiaban sus pupilas inmensas.
A su paso las selvas se desvanecían, le rendían honores mientras avanzaba.
Se apartaban las piedras de sus pies doloridos, el polvo la envolvía pero no la tocaba, formando una aureola como las de las santas. Parecía tan llena de alegría y de gracia mientras acariciaba la frente sudorosa del niño que, a su espalda, dormitaba en silencio. Algo en su porte esbelto dejaba adivinar la quietud de la piedra, presintiendo esculturas de piedades y mártires:
Se inclinaron los árboles ante la grandeza de una madre exiliada.

Caminó largamente por el mismo paisaje, las noches y los días perdieron su sentido. Dejaron de importarle las moscas y las ramas. Cincelaron sus carnes los martillos del hambre mientras buscó cobijo. Olvidó a dónde iba. Sus ojos se escondieron cada vez más oscuros y siguió caminando. Y hubo un momento último que impidió que encontrara la cabeza del hijo caído para siempre. El arroyo travieso que gritaba entre piedras quedó un instante quieto y lloró con sus perlas de agua de la sabana la tristeza del mundo que alumbró otra desgracia